¿Es necesario “matar” el protocolo?

crown2

“Matemos el protocolo”, menciona un artículo del periódico El Mundo, y la autora agrega: “Sería tan sencillo como sustituir protocolo por educación”. ¿A qué se refiere?

El protocolo como concepto tiene también algunas connotaciones negativas. Algunas personas asocian protocolo a “realeza”, o al trato exclusivo que la realeza recibe. Pero, ¿es realmente el protocolo equivalente a una suerte de burocracia real? Sí, es verdad, protocolo es también el trato a los reyes y monarcas, pero el término es mucho más amplio y complejo: no es verdad que el protocolo sea exclusivo y discriminador.

Al artículo “Matemos el Protocolo” le  surgió una inmediata respuesta de parte de un representante de la Asociación Catalana de Protocolo y Ceremonial titulada “Descubramos el Protocolo”. En este artículo, el autor Carles Cortina, precisa que el protocolo no está presente solo al servicio de una élite privilegiada, sino también, en los ámbitos social y familiar.

Inclusive en la bibliografía reciente sobre protocolo, el importante papel que cumple en todos los niveles es un tema recurrente. De este modo, la autora Elena Borau afirma que “el protocolo no está para marcar diferencias sociales o crear privilegios, sino para tender un puente de comunicación armonioso y eficiente entre personas y Estado”.

Así, el Protocolo no debe ser “eliminado” sino potenciado en su estudio, en su enseñanza y en su aplicación, pues es útil a todo nivel y, desde nuestra propia experiencia profesional, diríamos que es más un saber integrador que discriminador.

Fuente:
http://www.elmundo.es/baleares/2016/01/25/56a5faf222601d37238b462d.html
http://compe.es/Articulos/Compe1_102-116.pdf

*

Top